La presencia de Dios en la casa (2022)

Durante los últimos días del reinado de Saúl, se había producido un triste abandono de la adoración a Dios, y eso se reflejó en la vida de la nación. Pocas personas, quizás ningunos celebraban cultos.

El Tabernáculo, es decir, la tienda de la reunión que se había usado a través de todo el tiempo que anduvieron errantes por el desierto se había deteriorado y su mobiliario estaba disperso por todas partes.

La presencia de Dios estaba asociada con el Tabernáculo, por cuanto no lo tenían no sentían a Dios cerca. Ya no había ese sentido de sobrecogimiento y reverencia ante Dios.

Es por este motivo que David desea restaurar la adoración a Dios en el lugar central que le correspondía y era en la vida de la nación.

Eso implicaba reunir el mobiliario disperso del Tabernáculo, cuya pieza más importante era el Arca del pacto, el sitio donde Dios moraba entre su pueblo y le revelaba su gloria.

La palabra “arca” significa caja o cofre.

Entre las cosas que tenía era una parte superior que se llamaba “el asiento de la misericordia” o el “propiciatorio”.

En su interior había tres objetos:

un recipiente de oro con maná

Los diez mandamientos grabados en dos tablas de piedra (vease y 37).

Antes de Cristo toda la adoración estaba descrita mediante tipos o símbolos.

El arca era el símbolo de la presencia de Dios en medio del pueblo, y era considerada como el trono terrenal de Dios. Era el Arca el recuerdo de que Dios está cercano para ayudar, y digno de que estemos delante de él con reverencia y sobrecogimiento.

Esa es la razón por la que David anhelaba traer el arca.

David buscó 30,000 hombres para escoltar el arca hasta Jerusalén.

Mientras esto ocurre hubo una muerte que detuvo la celebración y ante el temor David dejó el Arca en la casa de Obed-Edom.

1º Crónicas 15.13 RVR60

pues por no haberlo hecho así vosotros la primera vez, Jehová nuestro Dios nos quebrantó, por cuanto no le buscamos según su ordenanza.

Obed-Edom sabía lo que el Arca había causado en los filisteos, sabía lo que había acontecido con Uzá por tocarla y se dio cuenta que David tenía miedo de seguir adelante con ella, sin embargo, le abrió de par a par las puertas de su casa sin temor alguno.

Es que sabemos de lo que es capaz en hacer nuestro Dios. Es que quien no trata con respeto las cosas de Dios trae muerte, pero quien la trata con reverencia trae vida para sí.

Quien acoge la presencia de Dios jamás pierde. Quien recibe a Dios en su familia tiene la bendición de caminar en bendición.

Es peligroso jugar con las cosas sagradas. No juegue con su familia que también es sagrada.

Aliento del cielo para la familia La presencia de Dios en la casa

La presencia de Dios en la casa

2 Samuel 6:10–12

El arca del pacto era el símbolo más importante de la religión hebrea. Se ubicaba en el lugar santísimo y representaba la presencia divina en medio del pueblo para proporcionar fe, sustento y poder a Israel. Pero Saúl la sacó de aquel sitio y la comenzó a llevar a la guerra para asegurar la victoria. Sin embargo, los filisteos la tomaron como botín y la llevaron como trofeo al templo del dios Dagón. La consecuencia de tal sacrilegio fue el juicio de Dios sobre los filisteos y su divinidad inútil.

Israel estuvo sin el arca bastante tiempo. Al llegar David buscó traerla de nuevo a Jerusalén. Una tragedia sucedió en el camino y murió un varón en el trayecto (2 Samuel 6:6, 7). El temor cayó sobre el pueblo y el rey, y no completaron el viaje. Mientras se decidía qué hacer, el arca se llevó a casa de un levita de nombre Obed-edom (2 Samuel 6:8–10). Al paso de los meses corrió la noticia de que en ese hogar se manifestaba una prosperidad especial (2 Samuel 6:11, 12). Veamos las formas en las que la casa es bendecida cuando la presencia de Dios reposa en ella.

1. La presencia de Dios bendice el hogar cambiando el ambiente espiritual

Obed-edom era un levita que tenía una casa común hasta que llegó el arca. El juicio sobre Uza, de seguro produjo temor de Dios en los miembros de la familia. El arca les recordaba que el Señor estaba allí, por lo que seguramente las personas empezaron a reverenciar a Jehová en el lugar. Cambiaron las reglas de conducta y se aplicó más cuidado en las palabras y las acciones, porque tenían mayor conciencia de que el Altísimo los observaba a cada instante. En el trato entre esposos, o padres e hijos, incluso entre los trabajadores de la casa se notó una diferencia provocada por el conocimiento de la cercanía de la gloria celestial.

El símbolo de la presencia divina ya no existe, pero la realidad de que Dios está siempre presente es innegable. El Salvador del mundo prometió estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Pablo afirma que Cristo habita por la fe en nuestros corazones. Jesús habló del Espíritu Santo morando con nosotros permanentemente. Es necesario que invoquemos a diario el nombre del Señor en nuestro hogar, que fluyan en casa la alabanza y la adoración, que en las recámaras, la cocina, el comedor y el patio alguna voz publique la gloria del Padre celestial. De modo que el mover y la percepción del Espíritu Santo nos sea manifiesto. Que Jesucristo sea rey soberano de nuestra familia.

2. La presencia de Dios bendice a las familias prosperando a la familia entera

El Señor bendijo al hombre y a la familia que recibió el arca en su casa. Esa bendición fue notoria a la comunidad. En tres meses ocurrió un cambio drástico. El ambiente era especial y en las propiedades hubo fruto y bonanza. Los campos del varón fueron fértiles, los ganados productivos, todo se incrementó. Jehová estaba contento con quienes lo recibieron con amor y reverencia. A Uza lo mató y sobre su hogar vino desgracia por irreverente, pero a Obed-edom le iba bien. La Biblia dice que bendijo su casa y todo lo que tenía (2 Samuel 6:11). La presencia de Dios en ese lugar trajo grandes beneficios. El Señor recompensó la fidelidad de ese hogar.

El Todopoderoso aprecia mucho a las familias que abren las puertas a su divina presencia. En cada hogar que se recibe con amor y reverencia al Señor las bendiciones económicas y materiales se derraman. No buscamos a Dios para que nos prospere, pero el éxito y la prosperidad son una consecuencia de honrar al Eterno. Es importante y necesario que le demos honra y gloria a Jehová en nuestra casa. Que lo hagamos sentirse a gusto y esté contento con el trato que le damos. Que le demos el primer lugar en todo. De pronto nos vendrán toda clase de recompensas. Padres e hijos contaremos con el apoyo divino en todo proyecto que emprendamos, nos volveremos productivos y prósperos. La presencia de Dios en nosotros hará la diferencia.

3. La presencia de Dios hace que la bendición en la familia sea testimonio atractivo para otros.

Al principio nadie quería el arca porque la relacionaban con juicio y muerte (6:6–9). Pero la bendición divina sobre la familia de Obed-edom hizo que la perspectiva cambiara. Los que vieron el favor del Señor sobre la casa del levita llevaron la noticia al rey de todos los bienes que ellos disfrutaban a causa de la presencia de Jehová. David pensó que esa prosperidad se necesitaba en todos los hogares de Israel, y se consagró a la tarea de regresar el arca a Jerusalén. Preguntaron a Obed-edom qué había hecho para evitar la ira de Dios y obtener la gracia, y prepararon el retorno.

Muchas ocasiones atravesamos problemas familiares y probamos amargura. Pero ninguna crisis es eterna cuando la presencia de Dios llega a nuestro hogar. Si el Señor es bien recibido en casa se producirán cambios para bien. Su gracia nos llevará por el camino de paz, de triunfo y de esperanza. Será tan fuerte la bendición que los demás parientes y vecinos se darán cuenta de que el Todopoderoso está con nosotros. El bien y la misericordia nos seguirán todos los días. Probaremos el sabor del éxito como resultado de la bienhechora presencia divina. Tendremos no sólo un testimonio de salvación, sino de prosperidad. Nuestra situación económica y material cambiará. Otras personas desearán la bendición y tendremos oportunidad de testificar que todo lo que somos y tenemos es gracias a que el Eterno nos cobija. Entonces el evangelio de Cristo alcanzará nuevos hogares a través de nosotros.

Conclusión

No es buen testimonio que la gente siempre nos vea en necesidad. Los vecinos y familiares no tienen por qué compadecernos ni menospreciarnos. Oremos al Señor que llene nuestra casa con su presencia, que cada miembro de la familia experimente el toque poderoso del Espíritu Santo. Pidamos a Dios que repose en nuestras habitaciones y que señoree en el hogar. Honrémoslo de corazón y esperemos en su gracia por todas las bendiciones y las evidencias de prosperidad que nos vendrán. Glorifiquemos a Jehová diariamente, practiquemos su alabanza, leamos y obedezcamos su Palabra y preparémonos para disfrutar de sus riquezas en gloria que serán derramadas sobre nuestra generación.

Ejercicios

1. Testifique brevemente del cambio en el ambiente de su casa desde que la presencia de Dios llegó.

2. Cite dos formas en que ha visto la prosperidad en su casa como resultado de la presencia divina.

Conclusión

Luchemos por la familia que el Señor nos ha dado. Intercedamos por los de nuestra sangre sin desmayar. Demos el mejor testimonio de Cristo para que sean ganados por la palabra o por la conducta. Procuremos la salvación de los nuestros a toda costa. Sacrifiquemos lo necesario para que lleguen al conocimiento de la verdad. Que nuestra luz resplandezca en la casa de nuestros padres y hermanos con toda su fuerza para que las tinieblas no tengan cabida.

Separemos tiempo para convivir con la familia. Invirtamos recursos para ayudar a nuestros hermanos en las crisis. Honremos a nuestros padres con calidad de trato y dádivas de amor y bendición. Tengamos pláticas prolongadas como cónyuges, y oremos juntos rutinariamente, incluyamos a los hijos en los devocionales y acostumbrémoslos a escuchar de nuestros labios una palabra de cariño y fe cada noche.

No hagamos acepción de personas en la familia. Amemos a todos por igual. No procuremos sólo a los cristianos, busquemos también a los que tienen otra religión o viven en desorden. Cada uno debe saber que es valioso para nosotros, que nos importa y que lo incluimos en la lista de nuestras peticiones ante Dios. A su tiempo toda cadena se rompe, toda barrera se cae y toda herida sana por el poder de Jesucristo.

Bendigamos a Dios por la familia, por las misericordias que nos ha brindado y por las gracias que nos dará. Confiemos en que el Espíritu Santo completará la obra de Cristo en nuestra casa. No perdamos la esperanza de ver a cada miembro de nuestro hogar bajo la sombra del omnipotente.

Top Articles

You might also like

Latest Posts

Article information

Author: Sen. Ignacio Ratke

Last Updated: 12/06/2022

Views: 5904

Rating: 4.6 / 5 (56 voted)

Reviews: 87% of readers found this page helpful

Author information

Name: Sen. Ignacio Ratke

Birthday: 1999-05-27

Address: Apt. 171 8116 Bailey Via, Roberthaven, GA 58289

Phone: +2585395768220

Job: Lead Liaison

Hobby: Lockpicking, LARPing, Lego building, Lapidary, Macrame, Book restoration, Bodybuilding

Introduction: My name is Sen. Ignacio Ratke, I am a adventurous, zealous, outstanding, agreeable, precious, excited, gifted person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.